Un estudio explica el secreto de la perseverancia

Generalmente siempre tenemos el hábito de querer alcanzar muchas cosas en la vida, y en gran parte eso no está mal, sin embargo se queda ahí en “querer alcanzar” pero no lograrlo, puede que lo intentemos, pero fácilmente lo abandonamos, la mayoría de nosotros somos así, aunque déjame decirte que esto puede cambiar.

Un estudio de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago (EEUU), publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, ha revelado que la gente valora las actividades que les resultan positivas solo cuando están inmersos en ellas, y no tanto antes o después de iniciarlas. Lo mismo resulta con las actividades que les resultan negativas: las lamentan cuando están en medio de ellas, no previamente.

Esto en pocas palabras, nos indica que nuestra mente esta programada para seguir y realizar actividades que nos gustan o nos llaman la atención, particularmente si en nuestra meta o nuestro objetivo las actividades o tareas que realizamos no son de nuestro agrado, no nos causan placer, o felicidad al realizarlas, se activan pensamientos negativos, los cuales poco a poco irán restando interés en el objetivo hasta prácticamente hacerte desistir.

Es por ello que el estudio nos recomienda incluir actividades que sean de nuestro agrado para así mantener la perseverancia, un ejemplo claro puede ser: si queremos bajar de peso, mejor será que elijamos aquellos ejercicios físicos y aquellos alimentos con los que disfrutamos.

La investigación tiene implicaciones para empresarios, políticos y otros profesionales que deseen motivar a la gente. “Las personas a dieta, por ejemplo, deben darse cuenta de que deben elegir alimentos no solo bajos en calorías, sino que además les aporten una experiencia culinaria satisfactoria y agradable” (si quieren tener éxito y persistir con su dieta).

Si adaptamos el principio de este estudio a nuestra vida, podemos estar seguros que adquiriremos la perseverancia que se requiere para nunca abandonar cualquier objetivo que nos propongamos.

La clave radica en escoger bien las vías de actuación para lograr un objetivo, con el fin de no aburrirse por el camino.

Fuente: Tendencias21